“PELEAR POR NUESTROS DERECHOS”

Las públicas declaraciones del Dr. Juri, rector de la UNC, despertaron el unánime repudio del sector bioquímico nacional. La percepción respecto del profesional bioquímico que expresó en sus dichos, indignó colectivamente, además del contenido en sí, por “de quien vienen”. Está claro que las declaraciones del Dr. Juri, además de no ajustarse a la verdad, no fueron políticamente correctas y también, que no es la primera persona a quien escucho decir algo parecido. Esto hace que además de expresar mi claro rechazo a sus dichos, renueve mis esfuerzos para seguir luchando desde la enseñanza de la Atención Bioquímica en la FFyB-UBA y desde mi participación en distintas entidades del sector, para revertir la opinión del doctor y las de todos los que, con menos peso dirigencial, opinan igual que él.
Pero, reposicionar al bioquímico dentro del equipo de salud y frente a la sociedad, es tarea de todos. Es tarea de los Profesores de las distintas unidades académicas construir profesionales sólidamente formados en lo conceptual, sin descuidar la construcción de personalidades fuertes, participativas, con notable autoestima y que comprendan su misión.
Es tarea de los Colegios Profesionales enfatizar el rol social de la profesión, “salir de la caja”, incentivar la participación en los medios de comunicación llevando la voz del colectivo profesional, abandonar el espíritu sectario y acomodaticio por uno revolucionario y vanguardista.
Es tarea de los Sindicatos, pelear por nuestros derechos laborales, defender en paritarias beneficios diferenciales, acorde al carácter jerárquico de nuestros cargos y realizar campañas para convencer a todos los colegas, sobre la necesidad de agremiarse.
Pero fundamentalmente, será tarea de todos aprender a trabajar en conjunto por el bien superior que significa actualizar en lo actitudinal, además de lo conceptual, a los miembros de una profesión centenaria, vigente y clave en el arribo al diagnóstico médico, en la prevención, el seguimiento, la investigación y tantos otros lugares de trabajo en el que comprometemos el interés público y que por tanto, deberían seguir teniéndonos como protagonistas.
Mariel E. Alejandre.
Bioquímica. Doctora de la UBA.
Colegiada 6699