Agenda
2 weeks ago-CALILAB 2018
2 weeks ago-PROGBA

HABITOS SALUDABLES Y LONGEVIDAD

Una paradoja es aparentemente un concepto absurdo o imposible, algo que a menudo es difícil de entender o explicar, a veces aparentemente auto contradictorio, y, sin embargo, en última instancia es verdadero. ¿Cómo es posible, por ejemplo, que el oxígeno sea un tóxico o veneno del medio ambiente y también sea indispensable para la vida? Es la llamada “Paradoja del Oxígeno”. ¿Cómo pueden los franceses aparentemente ignorar la regla de que las altas ingestas dietéticas de colesterol y grasas saturadas darán como resultado una muerte temprana por enfermedades cardiovasculares y sin embargo, por su consumo moderado de vino tinto con polifenoles, registran una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares, en la llamada “Paradoja Francesa”?
Quizá en ninguna parte de la biología haya tantas opiniones aparentemente contradictorias, e incluso resultados experimentales, que afectan la fisiología humana y la patología como en los campos de los radicales libres y el estrés oxidativo, antioxidantes, alimentos y bebidas, y recomendaciones dietarias; esto es cierto cuando la prevención de las enfermedades está relacionada a la velocidad del envejecimiento y la longevidad.
Con el objetivo de reeditar el concepto original de la “Paradoja Francesa” con los últimos avances de la investigación científica titulada “El Vino en moderación es un aliado de la salud”, el Dr. Raúl F. Pastor (*), (MN 65104) Experto de la Organización Internacional de la Viña y el Vino. París – Francia, brindó una cátedra en el Hospital de Clínicas en donde tomó como ejemplo lo publicado en la revista científica Circulation, el 28 de abril: el primer mega análisis sobre el impacto que tiene adoptar un estilo de vida de bajo riesgo sobre la longevidad. Este fue realizado por investigadores de la Universidad de Harvard TH Escuela Chan de Salud Pública de EEUU.
Los investigadores demostraron que mantener cinco hábitos saludables durante la edad adulta puede agregar más de una década a la esperanza de vida. Estos son:
Comer una dieta saludable; Consumo moderado alcohol de hasta 30 gr/d para el hombre – aproximadamente equivale a 2 copas de vino tinto – o hasta 15 gr/día para la mujer – aproximadamente equivale a 1 copa de vino tinto; Hacer ejercicio regularmente de moderado a vigoroso; Mantener un peso corporal normal, medido por el índice de masa corporal (entre 18.5 – 24.9 kg/m2); No fumar.
Los investigadores de Harvard analizaron los datos de 34 años de 78.865 mujeres y los datos de 27 años de 44.354 hombres que participaron, respectivamente, en el Estudio de salud de enfermeras y en el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud. Allí, observaron cómo estos cinco factores de estilo de vida de bajo riesgo pueden tener un impacto en la mortalidad.
El estudio determinó que las mujeres y los hombres que mantuvieron el estilo de vida más saludable tenían 82% menos probabilidades de morir de enfermedades cardiovasculares y 65% menos probabilidades de morir de cáncer, en comparación con aquellos con estilos de vida menos saludables en el transcurso de, aproximadamente, 30 años de estudio.
De esta manera, se descubrió una relación dosis-respuesta entre cada comportamiento de estilo de vida saludable individual y un menor riesgo de muerte prematura, donde la combinación de los cinco comportamientos saludables estaba relacionada con la mayoría de los años adicionales de vida. Las mujeres que mantuvieron los cinco hábitos saludables ganaron, en promedio, 14 años de vida, y los hombres que lo hicieron ganaron 12 años, en comparación con aquellos que no mantuvieron hábitos saludables. Además, quienes siguieron los hábitos saludables tuvieron un 74% menos de probabilidades de morir durante el período de estudio.
En parte, los polifenoles presentes en el vino pueden tener la respuesta de tales beneficios porque reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, así como sus efectos beneficiosos sobre la presión arterial, los lípidos y resistencia a la insulina. El estudio epidemiológico PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea) es el primero que ha evaluado en el tiempo, la relación entre la ingesta total de polifenoles y subclases de polifenoles (según la fuente nutricional) con la mortalidad por todas las causas en pacientes con alto riesgo cardiovascular.
En el estudio mencionado, se observó una reducción del 46% en el riesgo de muerte tras 5 años de seguimiento, en los participantes que consumieron más Estilbenos (Resveratrol), que es un polifenol que se encuentran mayormente en el vino tinto. Seguir en forma constante los cinco hábitos de vida saludables de Harvard, puede retardar los efectos del envejecimiento, disminuir el impacto negativo de las enfermedades y aumentar la longevidad.

(*) Prof. Dr. Raúl F. Pastor (MN 65104)
Jefe de la Unidad Polifenoles, Vino y Salud. Cuarta Cátedra de Medicina – Hospital de Clínicas – Universidad de Buenos Aires. Experto de la Organización Internacional de la Viña y el Vino. París – Francia.