Agenda

LA CENTRIFUGA Y EL CORONAVIRUS

Por el Ing. Juan Osvaldo Costagli (*)

Muchos nos preguntamos cómo será el mundo después del paso del COVID 19, muchas cosas cambiarán, algunas cambiarán para mejor. Algo que seguramente tiene que cambiar es el diseño de Centrífugas de Laboratorio, dado que la enorme mayoría de las máquinas de todas las procedencias NO son Biológicamente Seguras porque producen aerosoles que podrían transportar y diseminar el virus.

De los 16 puntos que pauta la OMS en el Uso de Centrífugas, he seleccionado 6  para desarrollar ordenadamente el tema y le he agregado algunas consideraciones complementarias.

 el 1°) indica: El funcionamiento mecánico satisfactorio es un requisito de la seguridad microbiológica.

Desde el fabricante, esto implica un “Buen Diseño o un Diseño que facilite cumplir los 16 puntos”, (tema que se irá concatenando hacia el final de la nota).

Desde el usuario, esto implica una “Correcta Elección”, para lograrla, el usuario debe estar informado.

La información comienza por dar a conocer datos muy poco difundidos:

Clasificación de los Tipos de Centrífugas y su aptitud para la Seguridad Biológica

Primeramente separemos las Centrífugas en DOS grupos: REFRIGERADAS  y  NO REFRIGERADAS

  • Las REFRIGERADAS, si no hay desgaste, si los burletes no están vencidos, si tienen mantenimiento y se ha verificado periódicamente su correcto funcionamiento, SON BIOLÓGICAMENTE SEGURAS.
  • Las NO REFRIGERADAS, se pueden clasificar en 3 grupos:

a – Las de centrifugación en Cámara de Centrifugación VENTILADA.

b – Las de centrifugación en Cámara de RECINTO CERRADO.

c – Las que “parecen” de RECINTO CERRADO,  pero NO lo son, o el dato no es conocido.

No hay Normativas Internacionales que exijan a los fabricantes de Centrífugas especificar si la máquina que producen es VENTILADA o de RECINTO CERRADO.

  1. VENTILADA: es para reducir la sobre-elevación de temperatura de las muestras, (algo muy útil, pero pueden producir aerosoles que lleguen al medio ambiente).
  2. RECINTO CERRADO: significa que el aire en la cámara de centrifugación no tiene contacto con el medio ambiente.

(Voy a mencionar como ejemplos, modelos de las Marcas Rolco y ECyS para no molestar a nadie, pero es obvio que es abarcativo de todas las marcas, nacionales e importadas)

Las (a), con Cámara de Centrifugación Ventilada: ejemplos: las CM 2036 de todas las épocas, incluidas las actuales CM 2036.4; son buenas máquinas Ventiladas, pero NO son Biológicamente Seguras.

Las (b), con Cámara de Centrifugación de Recinto Cerrado: ejemplos: Rolco modelo CM 4090 SG, ECyS modelo GF 4; excelentes máquinas, son BIOLOGICAMENTE SEGURAS, pero deben tener revisiones y mantenimiento preventivo periódico.

Debo aclarar, que los modelos mencionados y muchas otras importadas, de buenas marcas, que no han tenido mantenimiento, ni se ha verificado periódicamente su eficacia en años, TAL VEZ HAN DEJADO DE SER BIOLOGICAMENTE SEGURAS.

Las (c), son aquellas en las que no se observa a simple vista sus características, ejemplos: modelos CM 2080 y CM 4080 y muchas otras, de otras marcas que por tener un gabinete y una tapa que “parece” que cerrara “herméticamente”, no es tan evidente, pero son VENTILADAS, por lo tanto NO son Biológicamente Seguras.

Todo esto ha llevado a muchos usuarios, Profesionales Bioquímicos en su mayoría, que no tienen por qué ser expertos en Ingeniería, a confundir máquinas que parecen ser seguras, con las que lo son realmente.

Cierro el 1°) requisito de la OMS con una afirmación: la “Correcta Elección” de la máquina de “Buen Diseño”, coinciden en un punto, debe ser de Recinto Cerrado.

Pasemos al 2°) requisito de la OMS: Las centrífugas se utilizarán según las instrucciones del fabricante.

Nuevamente sugiere una responsabilidad compartida, el fabricante debe redactar instrucciones muy completas, que no dejen lugar a dudas, que incluyan un protocolo de mantenimiento/verificaciones y esmerarse en capacitar al usuario; en tanto el usuario debe valorar la capacitación y respetar las recomendaciones.

Pasemos al 5°) requisito: Los tubos y los recipientes para muestras deben estar siempre bien cerrados (con tapón a rosca si es posible).

Este punto es importantísimo, es un requisito indispensable para un trabajo seguro, pero, como hoy se dispone de tubos de muy buena calidad con tapa a rosca, es un requisito fácil de cumplir.

Veamos el 10°) requisito: Para los microorganismos de los grupos de riesgo 3 y 4 se utilizarán cestillos de centrifugadora de cierre hermético.

La medida de la necesidad de cestillos herméticos, es algo que debe determinar el usuario, teniendo en cuenta el riesgo y el equipamiento. Tener en cuenta: que se dispongan en la marca o modelo elegido; que son costosos; que requieren mayor labor y cuidados y que reducen la capacidad en número de muestras a centrifugar. Pero, existen, (ECyS – Rolco los fabrica, ver CM 4090 SG), por lo tanto tampoco son una dificultad.

Analicemos ahora el 12°) requisito: El interior de la cubeta de la centrifugadora se inspeccionará a diario para observar si existen manchas o suciedad en el rotor. Si estas son manifiestas, se deben examinar de nuevo los protocolos de centrifugación.

Para comenzar, (I) el interior de la centrifugadora, si es de Acero Inoxidable, se limpia fácil pero produce mayor sobre-elevación de temperatura en el interior y en las muestras, (por esa razón se utiliza en las centrífugas refrigeradas y no en las ventiladas) y no colabora en el momento de detectar pequeños derrames; (II) si es pintado, debe ser una pintura de gran resistencia a los agentes limpiadores, y mantenerse muy limpio para evitar erosión; (III) los accesorios o porta-tubos oscuros dificultan la limpieza y los de Aluminio se corroen; (IV) los rotores angulares dificultan también la limpieza y la observación.

Algunas soluciones: (V) la cámara de centrifugación a la vista (como en los modelos antiguos), tiene sus ventajas, porque al disipar mejor la temperatura, permite en máquinas chicas, diseños eficientes y más económicos; (VI) las máquinas livianas son más portables a la hora de un eventual traslado a la CSB; (VII) las tapas de centrífugas trasparentes son una solución costosa, pero muy interesante porque permiten ver el interior de la cámara y detectar manchas o derrames SIN abrir la tapa, a tiempo para tomar medidas de precaución; (VIII) las cestillas o porta-tubos de material traslúcido, al exponerlos a la luz, permiten apreciar el interior y por lo tanto facilitan la limpieza.

Otro problema, NO Menor es el error generalizado en el mundo, de que en las centrifugadoras se debe poder abrir la tapa SOLO cuando la velocidad de giro se ha reducido a CERO. Este error no solo encarece mucho los diseños, sino que además NO es Suficiente.

En realidad las Cámaras de Centrifugación NO deben ABRIRSE (léase las tapas de las centrífugas), hasta aproximadamente 10 minutos después de la reducción a CERO de la velocidad de giro, dando tiempo a la DECANTACIÓN de los POSIBLES aerosoles en el INTERIOR de la Cámara de Centrifugación.

            Conclusión:  

El equipo más seguro, no es electrónico ni mecánico,

es el equipo que configuran:  una máquina bien construida

y un operador bien entrenado.

Nota: Disponemos de un Método muy simple para Determinar caseramente si las Centrifugas existentes son Biológicamente Seguras. No lo he incluido para no extenderme más, pero puede solicitarse a:  capacitacion@rolcosrl.com

(*) Director de ECyS – Rolco