Agenda

SI DECIMOS TEST, DECIMOS BIOQUIMICOS

En la pandemia por Covid-19, como en casi todas las enfermedades, los Bioquímicos tenemos mucho para decir y colaborar, ya que está en nuestras manos la posibilidad de detectar a los infectados, presenten o no sintomatología.

Desde la investigación, puesta a punto y realización de las pruebas diagnósticas de RT-PCR que buscan el virus, del Instituto Malbrán y de otros tantos laboratorios, hasta la detección de anticuerpos con técnicas serológicas, son muy importantes tareas bioquímicas.

Para nuestros pacientes no hay pruebas de primera y pruebas de segunda, nosotros sabemos que los testeos callejeros son igualmente importantes que la realización, validación e interpretación de cualquier otro análisis clínico.

El algoritmo de detección de Covid-19 en personas sintomáticas está bien organizado, la gente pide asistencia médica llamando a distintos números telefónicos y recibe la atención necesaria incluida la atención bioquímica. De esta manera, los resultados de los test diagnósticos por RT-PCR realizados a los casos sospechosos, van engrosando la cantidad de casos positivos de la enfermedad, que a diario comunica el Ministerio de Salud de la Nación.

En cambio, a través de los test serológicos rápidos buscamos a la gente asintomática que no ingresa a la vía de atención anteriormente mencionada.

La realización de test serológicos rápidos de Covid-19 en lugares públicos es abrir las puertas del laboratorio a la sociedad y llevar Atención Bioquímica directa al ciudadano, por eso deben ser realizados e interpretados por bioquímicos.

Esta visión del rol profesional bioquímico en la medicina preventiva, fue plasmada en el libro de “Atención Bioquímica. Reingeniería de la profesión” de Editorial Eudeba en 2014 y es transmitida, desde 2009, a los alumnos de grado y posgrado de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

Por eso, al descubrir que los testeos realizados por el gobierno, no contenían validación ni supervisión bioquímica alzamos nuestra voz.

Siempre que un intruso pretenda hacer nuestro trabajo levantaremos la voz para manifestar que la información que se obtiene de esas prácticas no es confiable y que la población no está recibiendo los cuidados que merece, porque es el propio Estado quien invirtió e invierte mucho dinero en la formación del profesional calificado para llevar adelante dichas tareas.

Es importante no repetir la experiencia de los testeos serológicos masivos de HIV sin presencia bioquímica, que tanto error y polémica generaron.

Tal como lo dice el refrán “el que no sabe, es como el que no ve” y es nuestra obligación alertar sobre lo inverosímil que son los resultados a los que se arriban en ausencia del profesional experto en análisis clínicos.

La validación de los test serológicos rápidos, la custodia de su adecuada realización, la interpretación de la reacción y la comunicación de su resultado a la población, incluso con la sugerencia de la necesidad de un control posterior de tipo diagnóstico o serológico si fuera necesario, es la Atención Bioquímica directa al ciudadano.

En la pandemia por el virus SARSCoV-2 realizamos testeos masivos coordinados desde la Obra Social de Farmacéuticos y Bioquímicos – OSFYB, y la presencia bioquímica hizo la diferencia. Hoy hacemos lo mismo solicitando al Ministerio de Salud presencia bioquímica en los testeos de Covid-19, ofreciendo voluntarios para las tareas de campo.

Me duele ver a mi Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos cerrado en medio de la pandemia, ya que el papel de defensa de la incumbencia, le corresponde a nuestra institución madre.

Hoy más que nunca debemos visibilizar a los bioquímicos. Es nuestra obligación brindar Atención Bioquímica a la sociedad, llevándole a cada paciente los cuidados y la tranquilidad necesarios respecto de sus análisis clínicos en la pandemia.

Dra. Mariel Emilce Alejandre

Bioquímica MN 8376. Doctora de la Universidad de Buenos Aires. Docente Facultad de Farmacia y Bioquímica – UBA. Vicepresidenta de la Obra Social de Farmacéuticos y Bioquímicos – OSFYB.