Últimas Noticias
1 weeks ago-FARMACOGENOMICA
1 weeks ago-CURSOS ABA 2021
1 months ago-SOBRE LAS VACUNAS

PROTECCION CONTRA LA GRIPE

Por el Dr. Enrique D’ Alessio.
Katelyn M. Gostic, Monique Ambrose, Michael Worobey, James O. Lloyd-Smith
Science 11 Nov 2016: Vol. 354, Issue 6313, pp. 722-726

La primera gripe que sufre un niño puede afectar su respuesta inmunológica a lo largo de su vida.
Una gran variedad de subtipos del virus A de influenza infecta a los humanos. Según explican K. Gostic y colaboradores, los virus H%N1 y H7N9 exhiben distribuciones con la edad que resultan inexplicables. Usando todos los casos humanos conocidos de infecciones de estos virus, pudieron deducir que la primera infección de influenza de virus A (IAV) confiere protección de por vida contra enfermedades severas con nuevas formas de hemoaglutinina (HA) correspondientes a subtipos del mismo grupo filogenético. El modelado estadístico muestra que esta producción inicial de HA es el factor que explica el 75% de la protección y evita el 80% de las muertes por H5N1 y H7N9 y permite predecir en futuras pandemias las distribuciones etáreas y abre nuevas fronteras para la determinación de grupos de riesgo.

El desarrollo de la gripe A es una constante amenaza de caracter global. H5N1 y H7N9 son particularmente peligrosos cuando son de origen aviario habiendo causado ambos centenares de casos fatales. A pesar que ambos tienen reservorios y epidemiología similares, muestran sorprendentes diferencias cuando se analiza la distribución por edades. Diversas explicaciones ensayadas en el pasado no han podido dar respuestas satisfactorias; ni siquiera los diversos grados de contacto con las aves de corral.

La clave para la suceptibilidad a los IAV y los determinantes antigénicos son dos glicoproteínas, Hemoaglutinina (HA) y Neuroaminidasa (NA) en las cuales diferentes subtipos canónicamente numerados indican que no hay inmunidad. Sin embargo, recientes experimentos han revelado que una gran respuesta inmunológica puede proveer inmunidad cruzada entre diferentes subtipos de HA, en particular subtipos del mismo grupo filogenético. El grupo HA1 contiene los subtipos estacionales humanos H1, H2 y el aviario H5, mientras que el subgrupo 2 contiene el grupo estacional humano H3 y el aviario H7.
Los autores establecen la hipótesis de que la implantación de la HA en la primera IAV reduce fuertemente el riesgo de otra IAV del mismo grupo filogenético. Esta hipótesis predice correctamente que la pandemia de 1968 marcó la transición de la era de la circulación de HA del grupo 1 (1918 – 1968) a la preeminencia del HA del grupo 2 (1968 al presente) y esto produjo un corrimiento de la susceptibilidad que explicaría por qué los casos de H5N1 se detectan en personas más jóvenes que en las que se detecta el H7N9. Este análisis muestra fuerte evidencia de que en los casos de humanos de H5N1 y H7N9 la implantación juvenil de la HA provee profunda y permanente protección contra los virus correspondientes. Estos hallazgos, según los autores, implican una nueva visión del modo de predecir y prepararse para una pandemia y abre el camino a otras estrategias en la metodología de vacunación.
La preponderancia de los casos de observados de H7N9 entre personas de mayor edad y H5N1 entre jóvenes es clara. Estas distribuciones reflejan año de nacimiento y no edad: la mayoría de los casos de H5N1 ocurrieron durante los 19 años transcurridos entre 1997 y 2015.
La epidemia de H3N2 de 1968 parece haber conferido inmunidad permanente contra casos severos de H5N1 para recién nacidos o que sufrieron IAV pero no confirió inmunidad para H7N9. Una distribución opuesta se observa para los nacidos antes de 1968.

En la figura A, los autores muestran la prevalencia de H5 y H7 para personas de diferente edad en una muestra realizada en Egipto para un grupo de 350 infectados. En la figura 2, mediante un modelo polimodal se extrapola la prevalencia de H5 y H7 en IAV en las hipótesis de circulación estacional del virus de 100% y de 75%.
El estudio muestra la posibilidad de proyección de pandemias con una década de anticipación y analiza cómo la implantación continuada de un tipo de HA disminuye los riesgos de infecciones graves de un tipo pero restringe comparativamente la inmunidad frente al otro subtipo de HA. Este tipo de análisis deberá tenerse en cuenta en el futuro en el diseño y forma de distribución de las vacunas.
Asimismo muestra que cada país deberá en el futuro realizar acopio de datos epidemiológicos si quiere evitar pandemias graves y diseñar sus políticas sanitarias con mucha anticipación.